San Silvestre

Posted on 31 diciembre, 2010

2


Este domingo se celebra la carrera de San Silvestre en Alcoy. Los voluntariosos organizadores esperan contar con un millar de corredores. Estas 1.000 personas van a poder comprobar algunas de las miserias de la ciudad. Los atletas, por ejemplo, van a alucinar cuando corran por el cauce del río y se encuentren con un tramo absolutamente a oscuras porque las farolas no funcionan.

Tampoco pasará desapercibido el mal estado de la parte baja del casco antiguo, por la que este año también pasa la carrera. Y no porque la zona está plagada de descampados y solares (la crisis es la crisis), sino porque las calles ya urbanizadas están en algunos casos completamente reventadas. Llama la atención el pequeño mirador de la calle de San Miquel, donde el firme de madera está destrozado.

Para llegar tanto al tramo tenebroso del río como al deteriorado centro histórico los participantes deberán pasar por el tercermundista descenso de la calle de Calderón hasta el museo de bomberos, el sinuoso camino medieval sin apenas luz y sin aceras para los peatones. Resulta curiosa la falta de atención al acceso a una zona como la del río, consolidada a base de millones de euros.

La San Silvestre volverá a ser una fiesta. Serán 8 kilómetros de sensaciones, como reza su campaña promocional. Sin embargo, la sensación personal que le queda a uno es que hace tiempo que la ciudad ha quedado abandonada.

Nos leemos pronto.

Anuncios
Posted in: Principal