Censura en el Centro Cultural

Posted on 17 enero, 2011

0


Emili Blanes ha ganado muchos puestos en el listado de búsquedas de Google con la denuncia de censura que ha sufrido su exposición Medi Ambient: incoherències i desequilibris en el Centro Cultural de Alcoy. La coordinadora de Cultura, Carmina Nácher, que no el director del centro, ha prohibido que el público pueda completar una de las obras (un muro de 4 metros) con una serie de fotografías con proyectos que el autor considera aberraciones urbanísticas.

Ante esta denuncia, Nácher argumenta que el autor no le informó de que una de las obras incluía una performance. Es decir, que iba a implicar la participación de los visitantes. La coordinadora asegura que no habría habido problema alguno si Emili Blanes hubiese informado de este detalle.

De las explicaciones de Nácher se desprende que la decisión de vetar la obra es fruto de un calentón más que de una intención de prohibir una expresión artística. No deja de ser una torpeza, puesto que una muestra que hubiese pasado desapercibida (como tantas otras, desgraciadamente) ha multiplicado ahora su repercusión y deja a la coordinadora en mal lugar. Como dice el dicho: es peor el remedio que la enfermedad.

La decisión de Nácher cobra una dimensión diferente por el hecho de que entre las aberraciones figura el hotel que el PP de Alcoy y de Alicante pretende construir en el Parque Natural de la Font Roja. Qué coincidencia. Primero fue prohibida la participación del público, que espontáneamente ha escrito en el muro como vía alternativa, y luego desapareció la carpeta que recogía las fotografías. Es decir, que nadie podrá ver el proyecto del hotel mezclado entre otras barbaridades del negocio inmobiliario en España.

Por todo ello Nácher debería haber actuado con más talante, precisamente para que nadie pudiese ver una posible censura en una decisión de gestión del centro cultural. Ya saben lo que le pasaba a la mujer del César. ¿Qué necesidad tenía de arriesgarse a sufrir un escándalo de este tipo? ¿Tanto le molestaba que, aunque de ello le hubiesen informado a última hora, la muestra incluyese una exposición con participación del público?

Los grupos de izquierda se han apresurado a pedir la dimisión de Nácher por unos hechos en los que asombra el silencio de la concejal de Cultura, que se llama Rosa Sánchez. No sorprende la sorpresa mostrada por la oposición. Deberían hacerse una pregunta: si el PP de Alcoy no permite que los ciudadanos se pronuncien sobre la gestión ambiental y urbanística a través de la Mesa Local de Medio Ambiente (eliminada junto a la Gerencia hace ahora un año) ¿por qué habría de permitirlo en el Centre Cultural?

Anuncios
Posted in: Principal