Homenaje a Millás

Posted on 28 enero, 2011

0


Juan José Millás dudaba sobre la imagen a comentar en la próxima edición de su sección de El País Semanal. No acertaba a elegir una fotografía que le permitiese llenar las dos columnas de texto que generan una historia a partir del instante retratado.

Había revisado periódicos, revistas y hasta había rastreado la red sin que imagen alguna le motivase. Comenzaba a desesperarse, atemorizado ante la posibilidad de que no encontrar jamás una instantánea digna de comentar. Hasta que de repente vio esta foto.

Asombrado por la intensidad de la imagen, comenzó a escribir:

“Aparte de ser militantes del Partido Popular, las dos personas que ocupan el primer plano de la fotografía tienen otra característica en común: ambos fueron proclamados a dedo por quien realmente corta el pescado en su partido. Se llaman Jorge y Mariano. No los que mandan, sino los que salen en la foto. Uno gobierna desde 2003 una localidad de 62.000 habitantes. Otro se ve ya como próximo presidente del Gobierno de España. A uno no le hizo falta ganar las elecciones y el otro acumula dos derrotas sin que ello haya sido razón suficiente como para marcharse a su casa.

Los dos se muestran ufanos durante la última convención del PP, celebrada en Sevilla, de donde procede la imagen. Pero sus miradas son ciertamente intrigantes. Jorge agarra del hombro a Mariano, como si tuviese miedo de que arrancase a correr y a su personal de confianza no le diese tiempo de disparar la foto. Quizá por eso Jorge ha dispuesto estratégicamente dos afanosos guardaespaldas, no vaya a ser que Mariano se marche. Aunque el personal de Jorge asegura en un comunicado que el alcalde pudo conversar con el presunto próximo presidente del Gobierno, la foto dice todo lo contrario. La mala calidad de la imagen revela que está tomada con prisas, sin apenas espacio, puesto que la cola para retratarse con el líder parece eterna.

Irónicamente, el desdibujado rostro de Mariano es una metáfora de su gestión al frente del partido, sin alternativas políticas conocidas y con continuos sobresaltos por problemas de corrupción y guerrillas internas. Todo a eso a Jorge no le importa. Por eso destaca que Mariano representa, como el Gobierno que dirige, la estabilidad y la confianza que necesitan los ciudadanos”.

Aunque no le convencía demasiado el final del artículo, Millás decidió cerrarlo y enviarlo al periódico. Desconectó el ordenador y salió del despacho sin abandonar sus elucubraciones (qué diablos querrá decir elucubraciones).

Anuncios
Posted in: Principal