Lo que no puede ser, no puede ser

Posted on 8 febrero, 2011

2


Es prácticamente imposible que el PSOE pueda ganar las elecciones en Alcoy el próximo mes de mayo. No tiene mensaje que pueda limpiar el chapapote con el que el PP ha cubierto su imagen y ha conseguido tanto lapidar 21 años de gestión socialista como sacar brillo a los errores del puño y la rosa. En el conjunto de la sociedad alcoyana son más comunes los reproches al anterior gobierno, destruido en el año 2000, que al actual. Y así, resulta complicado que haya cambio. 

El Partido Popular de Alcoy tiene el mérito de conservar a sus votantes a base de recordarles las patinadas del PSOE, lo que coincide con que buena parte de los socialistas le sigue sin perdonar a Josep Sanus que tratase de evitar la quiebra municipal por la derecha, a base de privatizaciones. Con esta combinación, claro, parece difícil el vuelco electoral.

Una de las grandes afirmaciones que ha quedado grabada en el imaginario local se le atribuye a Sanus. Es esa de que “Alcoy debe ser una ciudad de servicios”. Estratégicamente reconvertida en “Alcoy debe ser una ciudad dormitorio” (no vaya a ser que alguien confunda servicios con turismo), esta frase causa verdaderos estragos entre los votantes indecisos. Sin embargo, los grandes proyectos del actual gobierno no distan mucho de aquellos “servicios”. A saber: la urbanización de Serelles, el campo de golf de Xirillent y el hotel en la Font Roja. Pero son pocos quienes reprochan esta circunstancia. Por eso sería un milagro que el resultado electoral no fuese otro que una victoria popular.

Mención aparte merece el polígono de La Canal. La misma solución para acabar con la falta de suelo industrial planteaba el PSOE en el 95 que el PP 16 años después. En este caso, “los 21 años” de gobierno a los que el PP apela reiteradamente son solo cinco, menos de la mitad de los que lleva la derecha con la vara de mando en la mano. Mientras en la sociedad suena con fuerza que “el PSOE acabó con la industria”, nada se le amonesta al PP. Y eso que cuando estaba en la oposición se dedicaba a elaborar informes contra La Canal. Si nadie se acuerda de ello, el PP puede afrontar tranquilo las elecciones.

Está claro que el discurso del PP ha calado hondo entre la ciudadanía. Tanto que hasta en el propio partido creen haber superado los errores del demonizado gobierno tripartito y que, gracias a su gestión, a la ciudad le espera un futuro apasionante. Si imposible parece un cambio de gobierno, de quimera puede calificarse, se mire por donde se mire, la posibilidad de concebir un proyecto ilusionante.

Anuncios
Etiquetado: , , , ,
Posted in: Principal