De juzgado de guardia

Posted on 10 febrero, 2011

0


Qué quieren que les diga. Me encantaría poder destacarles que el nuevo Palacio de Justicia de Alcoy presta servicio con éxito desde hace años. Que se ajusta a las demandas de los profesionales de la justicia y satisface a los ciudadanos. Me gustaría poder alabar la gestión del Ayuntamiento en este proyecto. Pero resulta complicado.

La decisión, criticada por muchos, de ubicar los nuevos juzgados en la parte baja del casco antiguo merece ser expuesta como uno de los grandes aciertos del Gobierno local del PP. Atraer personas a la zona más degradada de la ciudad es una de las claves para recuperar sus calles, que sufren los efectos de un fallido proyecto urbanístico.

Pero elegida la ubicación, todo en el Palacio de Justicia han sido despropósitos. El primero: acabar las obras y darse cuenta de que el edificio de la plaza de la Mare de Déu quedaba pequeño. No cabían todos los servicios judiciales. ¿Quién redactó, supervisó y aprobó el proyecto: Stevie Wonder?

Aparte de los retrasos y el sobrecoste que ha provocado, este ligero detalle evidencia la nefasta planificación del Gobierno de Alcoy. Puestos a ampliar el diminuto edificio inicial, la obra recayó a dedo en una arquitecta que era la hija de un alto cargo del PP. Después de darle muchas vueltas al método de cimentación, comenzaron las obras, parece que ya finalizadas.

El segundo de los grandes despropósitos es la financiación. Cuando Miguel Peralta, entonces conseller, presentó el proyecto, no aclaró cómo iba a pagarlo la Generalitat. Solo dijo que habría un acuerdo muy ventajoso para la ciudad. Su labor ha dado como resultado que el Ayuntamiento se haya gastado 3 millones de euros (el triple de lo presupuestado) sin saber de qué forma recuperará el dinero.

La operación prevista era un cambio de cromos: los nuevos juzgados (del Ayuntamiento) por los antiguos (de la Generalitat). Este acuerdo era ventajoso porque dejaba la plaza de al-Azraq libre para los especuladores. Pero resulta que, revisando el convenio por el que el Ayuntamiento cedió el solar para construir el antiguo juzgado, el inmueble debe pasar a manos del consistorio en cuanto deje de ser Palacio de Justicia.

Dice el PP que conocía esta cláusula del convenio, lo que todavía eleva más el asombro de uno ante los gravísimos errores en su gestión, casi negligente. Y el colmo es que debe ser, además, la oposición la que consulte con un experto en Derecho para que interprete este detalle del documento y lo aclare. No sólo hay un fallo en la gestión, es que no hay interés por hallar soluciones. Quizá el PP de Alcoy está resignado porque sabe que, por falta de fondos, la Generalitat no va a pagar el Palacio de Justicia ni de una forma ni de otra.

Moraleja: el Ayuntamiento no debería iniciar obras que no le corresponden. Que las ejecuten las administraciones a las que competen. Y si lo hace, cuanto menos debería garantizarse al menos que existe financiación. A ver si el Gobierno se aplica el cuento en el bulevar. Errar una vez puede ser humano. Hacerlo dos veces sería de juzgado de guardia.

Anuncios
Etiquetado: , ,
Posted in: Principal