¿Es posible?

Posted on 7 marzo, 2011

0


Es posible que Francisco Camps no sea un corrupto. No habría por qué pensar lo contrario. Quizá el presidente de la Generalitat no está en política para forrarse, a diferencia de lo que aseguraba su antecesor al frente del Gobierno valenciano. Es más, a lo mejor el líder del PP no tiene nada que ver con el caso Gürtel.

Es posible que Camps y sus consellers no tuviesen nada que ver con que las empresas de los sicarios de Correa en Valencia se adjudicaran cuantiosos contratos (7,2 millones de euros) de la Generalitat. Quizá hasta se merecían las adjudicaciones, aunque otras firmas sí se dedicasen a las tareas requeridas para los servicios concursados.

Es posible que Camps se equivocase de número de teléfono y, creyendo que hablaba con un viejo compañero de correrías o con su primo de Cuenca ¡vete a saber!, le llamase “amiguito del alma” cuando en realidad, sin saberlo, conversaba con el capo de Gürtel en Valencia, El Bigotes.

Es posible que el presidente no tratase de financiar irregularmente su partido a base de obtener parte del dinero de los contratos adjudicados a empresas de la trama. Igual hasta todo es un gran complot urdido por Garzón, los fiscales, Rubalcaba y Ángel Luna.

Todo ello es posible. Quizá Camps no sea un corrupto, un deshonesto o un malhechor. Pero si la Justicia, como ya ha advertido el Tribunal Supremo, acaba condenándole por recibir trajes de quienes obtenían contratos públicos, quedará demostrado que lo que sí es Camps es un mentiroso. Porque en las Cortes Valencianas aseguró que pagaba sus trajes. Y entonces llegarán las dudas: ¿si mintió en este punto, cómo creer que no lo hizo en todo lo demás?

Anuncios
Posted in: Principal