Amigo D’Hont

Posted on 15 marzo, 2011

0


Los partidos comienzan a formarse sus ilusiones en el periodo preelectoral. En Alcoy, los socialistas apelan al espíritu del cambio gracias a una nueva hornada capitaneada por Antonio Francés. Y se felicitan por haber recuperado para la causa al ex alcalde, Josep Sanus. Creen posible gobernar tras el 22M. 

Los nacionalistas del Bloc confían en seguir la línea ascendente de las últimas citas electorales. Esperan que al buen hacer de Paco Blay se le sume ahora el verbo y la implicación social de Rafael Carbonell. En sus mejores sueños aparecen sentados hasta cuatro concejales.

En Esquerra Unida-L’Entesa, dicen que hasta rezan para no perder el único concejal de la actual legislatura. Aparte de la ayuda divina, la coalición ha puesto de su parte con la elaboración de una selecta candidatura con la que reclamar la atención del electorado.

Socialistas, nacionalistas y ecocomunistas tienen claro que el PP va a perder un buen número de votos gracias a la mala gestión y a los incumplimientos de sus promesas. No son pocos los que piensan que los sufragios que el PP se deje por el camino serán suficientes para que haya un cambio de Gobierno.

En medio de esta ensoñación, aparece la Ley D’Hont, por la que se reparten los escaños. Este método indica que, para que gobierne la izquierda, hace falta mucho más que el simple hecho de que el PP llegue a perder más de 1.432 de los 16.792 votos que obtuvo en 2007 (casi un 10%).

Si la actual oposición quiere llegar al poder debe mejorar con creces sus resultados de hace cuatro años. Debe ganarse el derecho a tomar la vara de mando. Especialmente el PSOE. Si los socialistas no crecen en votos se verán encaminados a una debacle considerable, puesto que el muy probable ascenso del Bloc no afectará al PP, sino a ellos. El concejal que puedan ganar los nacionalistas será a costa del PSOE.

Aquellos que ven en el Bloc la gran sorpresa del 22M en Alcoy deben saber que esto solo será posible si logran entre 1.500 y 3.000 votos más de los 2.420 obtenidos en las últimas elecciones. Todo ello contando con que EU conserva los 2.363 sufragios de 2007 y el PSOE no se desfonda.

Pese a que los nacionalistas suban como la espuma y Esquerra Unida consiga aguantar el tirón, e incluso al PP se le escape un buen grapado de sufragios, sin un PSOE fuertemente respaldado por los votantes las urnas volverán a dejar la gestión de la ciudad en manos de Jorge Sedano.

Anuncios
Etiquetado: , , , , ,
Posted in: Principal