Pacto de estabilidad

Posted on 21 marzo, 2011

0


El desfase de 1,5 millones al cierre de 2010 en el Ayuntamiento de Alcoy obliga a tomar medidas urgentes. Y entre todos los partidos. El consistorio precisa de un pacto de estabilidad presupuestaria que garantice que las cuentas cuadran al final del ejercicio. 

El Gobierno se comprometió hace un año a tomar medidas para corregir las pérdidas de 2009. Lejos de hacerlo, el déficit ha seguido creciendo y el acumulado llega a los 4,4 millones de euros. La situación puede empeorar si la Generalitat no abona en su totalidad los 3,5 millones comprometidos –una situación improbable pero no descartable ante las penurias de la administración valenciana-. De momento, el Estado ya ha reducido su aportación.

El concejal de Hacienda, Rafael Sanus, insiste en que todo va a cambiar a partir de mayo, cuando, según aventura, muchos ayuntamientos entren en quiebra. Los primeros, los que se regodeaban en la abundancia que dejaban las múltiples promociones inmobiliarias.

Alcoy llegó a probar lo suficiente de este bocado como para que los ingresos por impuestos vinculados al ladrillo pasasen de más de 2 millones a prácticamente cero en apenas dos años. Además, la ciudad aprovechó el boom urbanístico para vender buena parte de su patrimonio: desde el cuartel hasta las parcelas de la entrada norte.

Las advertencias de quiebra se repiten en la voz de Sanus desde hace un año y medio pero nadie toma decisiones para impedirla. ¿Cuándo se declarará el Ayuntamiento de Alcoy en esta situación? ¿Cómo va a remontarla si el PP asegura que le haría falta ingresar 10 millones de euros para gestionar la ciudad?

Al Gobierno le es exigible la responsabilidad de poner el problema sobre la mesa y obligar a pronunciarse al resto de formaciones. Entre todos deben fijar una serie de prioridades de pago y definir lo que es, por el momento prescindible. Es preciso alcanzar un acuerdo, firmado por todos, antes de la cita con las urnas.

Anuncios
Posted in: Principal