Proyectos

Posted on 5 julio, 2011

0


El nuevo Gobierno de Alcoy corre el riesgo de difuminarse ante  tantos frentes como se le están abriendo. Hay tanto por hacer que debería comenzar a marcar el paso, es decir, a trazar el camino que va a recorrer durante los próximos cuatro años. Un camino que debe contar con una serie de estaciones básicas con las que articular un discurso que acabe por ilusionar a los ciudadanos, todavía aturdidos por el traspaso de la vara de mando.

Si los tres partidos del ejecutivo han firmado su particular acuerdo interno, lo que corresponde ahora es que firmen un contrato con los ciudadanos. Una propuesta de acuerdo para que los vecinos sepan qué es lo quiere hacer el tripartito y, llegado el momento, evaluar si el modelo convence o defrauda.

Uno de los proyectos clave es el suelo industrial. Convencidos como están el PSOE, el Bloc y EU de que La Canal no es la solución, es necesario definir con urgencia una alternativa. Si las empresas tecnológicas deben ir al casco urbano porque no contaminan hay que saber su ubicación exacta. Por solares y espacios abandonados no será. Si hay que poner en marcha suelo mancomunado habrá que señalar dónde se localiza. Y, evidentemente, ponerse manos a la obra con ese proyecto de la mano del resto de municipios.

En materia económica, el nuevo Ayuntamiento tiene un gran reto: coordinar a todos los agentes sociales. No vale con vanagloriarse de que la ciudad tiene CEEI, Aitex, Politécnica, Cámara de Comercio o Escola d’Art. Unir a todas estas entidades en un programa que incentive la creación de empresas puede evitar, por ejemplo, que los emprendedores se marchen a Alicante, donde las ayudas son superiores, al igual que las dotaciones de los premios a las firmas innovadoras.

El casco antiguo debe ser el centro del urbanismo de Alcoy durante los próximos años. El gobierno tiene el desafío de demostrar que planificar una ciudad va más allá de entregarse a las propuestas de los promotores. Un plan para incentivar el comercio en el barrio, reforzar la vigilancia o crear aparcamientos y espacios públicos son decisiones tan simples como efectivas para evitar la actual situación de marginalidad y deterioro.

La ciudad, después de años de promesas incumplidas, necesita hechos. Precisa decisiones. Es cierto que no se le pueden reclamar al tripartito cuando apenas lleva unas semanas en el poder, pero sí es exigible una declaración de intenciones, con propuestas concretas, más allá del genérico “conseguir una ciudad sostenible, innovadora y con mayor participación ciudadana”.

Anuncios
Posted in: Principal