Ruptura

Posted on 28 diciembre, 2012

0


Todavía cuesta creer que el Gobierno local de Alcoy haya reventado. Un mes y medio después de que el Bloc abandonase el Ejecutivo siguen en el aire tanto las preguntas sin respuesta como la profunda decepción de quienes confiaban en que la voluntad de cambio se impondría a los roces internos de las formaciones del tripartito.

El daño provocado es terrible porque el conflicto se origina en el área de Cultura, que debía ser uno de los puntales del Gobierno de izquierdas. La imagen de esa ciudad, Alcoy, vinculada a la cultura y al arte, ha quedado muy mal parada. Curar la herida se antoja una labor ardua y compleja.

Los problemas en la financiación del concierto de Serrat y Sabina, así como la contratación de terceras empresas al margen del concurso público en el teatro Calderón, no deberían esconder lo que ha sido una realidad en el año y medio de gobierno PSOE, Bloc y EU: que la política cultural no ha existido. Cuesta recordar una actividad organizada por el Ayuntamiento que no sea el recital de los dos cantautores el pasado mes de julio.

La falta de claridad en torno a la contratación de este evento quedó de manifiesto desde el día de la anunciación. Cuando los contratos no salen a la luz pública es porque hay algo que esconder. Y en este caso los documentos han brillado por su ausencia, por mucho que la concejal se esforzase en repetir una y otra vez que todo había sido un fallo de comunicación.

En todo el proceso de ruptura se ha echado en falta mayor discreción por parte del Gobierno. En lugar de hacer público el problema, el alcalde debería haber reunido toda la información y entonces, solo entonces, fulminar a Anna Serrano. El espectáculo público sobraba.

También sobra el victimismo del Bloc, que debía haber reconocido los errores de su concejal. Quizá porque los fallos no fueron de Serrano el problema fue agrandándose hasta acabar con la idea de que otro Gobierno al del PP era posible en Alcoy.

Anuncios
Posted in: Uncategorized